15.2.13

¡Diseño es todo!


¿Qué es diseñar? Puede ser cuando camino y siento bajo las suelas de los zapatos el mullido césped que grita adolorido por la presión del cuerpo relajado, olvidado. O tal vez, el guijarro que se atraviesa recibiendo el golpe calmado contra el borde del camino y corre adolorido a refugiarse con las otras piedras amontonadas.
Será, quizá, la veintena de pájaros discutiendo el sitio en la rama mecida por la brisa o el resplandor del sol que se esconde tras las hojas y nos hace cerrar los ojos, abrumado, entristecidos por tanta luz.
Es sentir el olor de las asombradas flores que se han propuesto adornar los días grises de cualquier tarde.
Tal pareciera, que diseñar esta presente en todos los tiempo de vida. Nos controla hasta el más mínimo entusiasmo. Nos quita la tristeza cuando nos enfrentamos a lo desacertado de las formas, procurando ordenarnos y reconocer que lo bello es también un paliativo para vivir.
Todo los días confrontamos la necesidad del diseño. En la prenda arrugada sobre una silla y que recogemos apresuradamente manteniendo el irrestricto orden que exige la casa abierta a la claridad y también agazapada en la oscura noche.
El diseño está, ahí, en la taza de un rojo brillante que espera ser bañada, internamente, con el oloroso líquido del oscuro café. Es el aroma que sube con suavidad buscando el bulbo olfatorio para clasificar los olores que estimulan nuestros sentidos.
Son esos platos, que adornan la mesa con su decorado en círculos concéntricos, entre amarillos, rojos, azules, mareándose como final de un punto verdoso.
Cada parte del todo, que es representado por el diseño, es un recorrido por la imaginación, por la enorme capacidad que nos muestra la actividad visual.
Un libro con su esplendida cubierta que llama a acariciarlo, a brindarle aprecio y respetarlo por el resultado de muchos esfuerzos, asimilado entre el creador y su público. Dentro es capaz de conservar conocimientos a través de la letra escrita, razonada, pensada y más tarde dibujada e impresa.
Puede ser diseño el cuenco de sopa, que admite que una hortaliza, a manera de circunferencia anaranjada, se desplace como nadando de extremo a extremo del contenedor, entre otras verdes verduras. El disfrute es diseño, pero observar todo cuanto participa de la percepción a manera de enseñanza y bienestar es responsabilidad, absoluta, de éste.
El diseño nace de la enorme necesidad de encontrar y aportar todo lo hermoso que se le da al ser humano y es muy importante apreciarlo en toda su connotación y dimensión. Si esto ocurre, todo aspecto tiene su significado como diseño. Podemos convertir cualquier momento en un producto que se mantendrá como parte de la vida.
Cada tarde, viajan entre la brisa y la copa de los añosos arboles, un grupo de ligeras aves, dejando una estela de sonidos arrebatados y escandalosos gritos, que en su lenguaje es un saludos afectuoso a esos que, admirados, los observamos alejarse.
-Su bandada ha escogido una formación perfectamente simétrica, recortándose en el cielo con el fondo brumoso que le da un aspecto de ilustración aplicada a una publicación de libro científico.
A veces, me pregunto si ese cartel, que descansa contra la pared, atento por mostrar cada parte de su composición, de sus tipografías cuidadosamente seleccionadas, pueden descubrir su valor gráfico a cualquier desconocido o solo se guardan para sus admiradores que los veneran porque saben cuanto diseño hay en todos ellos.
No hay dudas que una orquídea es un dechado de diseño. Es la emoción convertida en flor. Tantos colores y formas se unen para despertar los sentidos humanos en toda su plenitud. Es la flor que mayor cuidado debemos proporcionarle, pero a cambio nos llena con su hermosura. Es siempre delicada, llena de sorpresas.
Los animales son otro dechado de diseño. Los hay de distintas formas, aún siendo de una misma especie. Los colores son otro atributo a considerar. La belleza esta presente en cada especímenes de cualquier raza.
Un simple lápiz tiene una carga de diseño, primero por su forma y después por el contenido de lo que puede representar. La mano es su auxiliar y guía. Lo agarra y sostiene para que intente crear un mundo claro a través de los llamados bocetos. Su papel es de confrontar la memoria. Cuando se raya el papel, éste se defiende mostrando tal cual los trazos irregulares, temblorosos y dados por la sola línea.
Siempre he sido un admirador de las llamadas pajaritas, corbatas de lazos, moños o corbatines. Muchos nombres para identificar un tan bonito y elegante accesorio del vestir masculino, ya casi no usado. Tal vez extraño en estos tiempos. Los aprecio por su enorme variedad en el diseño. Puntos, líneas, manchas, cuadrados guingán, colores sólidos y también delicados. Se colocan en el cuello de la camisa y disfrutas que te brindan un poco de cariño porque tu los vas exhibiendo. Se sienten importantes. Y tu te vuelves algo extraño en el contexto donde te desarrollas.
Hace cinco años, participé en un inusual salón de piñatas, Dale, dale, dale... se llamó; preocupante porque nunca había pensado producir semejante artículo de tanta responsabilidad histórica rememorando a los pueblos originarios de México que las crearon. Recurrí a la imagen de un cartel -el gallo de ¨México su gente¨- fue una bella experiencia visual acercarme a este objeto tridimensional, poderlo tocar y no romperlo. Todavía lo conservo y tiene la propiedad de moverse con el más ligero aire que llegue a él, permitiendo cambiar de posición todo el tiempo. Su confección fue realizada por unos jóvenes artesanos de piñatas. El tiempo que duró su producción me mantuvo preocupado, angustiado, no me imaginaba cómo quedaría. Cuando le recogí quedé sorprendido, era admirable su realización. Me emocionó poder tener un producto corpóreo tan semejante al que cree para el cartel.
En este sentido de demostrar que todo es diseño, recurro a la comida. Han pensado cual de los platos, que a uno le gusta, es el más diseñado. El vegetal chile es un pieza de diseño extraordinaria. Sus formas son variadas, según sus tipos, verdaderamente gráficas. Y el resultado de ingerirlo, aunque exultante -excitante-, denotan valentía en su consumo. Pero cuando se trata de explicar el mejor diseño y gusto seleccionamos al chiles en nogada, un platillo cargado de historia. Pero también, con una alta muestra de diseño, en tanto forma y su indiscutible y delicioso contenido.
Hace años, en ese afán de que si eras diseñador podías enfrentar cualquier actividad creativa apareció la posibilidad de decorar una juego de vajillas que pedían de Alemania, fui a los talleres de cerámica utilitaria que había en Cuba y propuse un decorado atrevido entre líneas y planos de colores, al parecer gustó la solución porque hubo un importante pedido.
En este mismo principio de ¨es diseñador y puede hacerlo todo¨, se planteó un salón de textiles al que fuimos invitado. Se trabajo para juego de sábanas, manteles y cortinas. La experiencia fue asombrosa. Nunca imaginé que serviría nuestro diseño para ambientar los espacios diversos de una vivienda. Este salón ocupó un espacio del Museo de Bellas Artes de La Habana.
Hubo la posibilidad de diseñar background para programas culturales de la televisión nacional, además de presentaciones de diversos programas en los que se podía proponer un diseño diferente al simple texto del nombre.
En Cuba, hubo mucha actividad de diseño gráfico para eventos políticos internacionales, que requerían de grandes paneles que le proporcionaban un ambiente visual novedoso. Estos cubrían las fachadas de los edificios importantes y los espacios de reuniones masivas como plazas públicas.
Entre el variado quehacer de diseño, en 1978 se celebró el Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes. Se convocó a un concurso para la realización de la Fuente de la Juventud. Me invitaron a ser participe de un grupo de arquitectos que presentó el proyecto que sería el ganador. Otro de los inolvidable trabajos realizados.
Es importante que en la actividad creativa seamos capaces de enfrentar cualquier objeto de diseño. Aunque estemos frente a una complicada actividad de organización de los muchos espacios y temas que contiene la de construir una casa habitación. La organización de cada parte lleva a un cuidadoso estudio de la unidad de diseño. Pero también el imaginarnos cómo será en la realidad, en su realidad espacial ayudando a dar muchas respuestas a todos los problemas que se nos aparecen.
La oportunidad, única, de realizar un habitat, pensado por tu cerebro creador e ir viendo como se vuelven tridimensionales las ideas y soluciones que vas armando, es una experiencia formidable. Primero porque no somos arquitectos, sino gráficos. Ese es el reto a la voluntad de hacer siempre algo más allá de lo que estas acostumbrado. Uno de los momentos más difíciles en este ejercicio complejo de diseño fue cuando se terminó, en la realidad, un arco trunco que se me ocurrió para cambiar el paso entre un espacio y otro. Solo después de terminado suspiramos tranquilos de ver el resultado. El arco se movía como lo había concebido. Cambiando la perspectiva según el lugar donde te movías y observabas el arco. Algo complejo de explicar, pero asombros al verlo en la realidad del lugar. Hubo otros muchos momentos maravillosos como vivencia de diseño. La costumbre de lo plano cuando se vuelve volumen es asombroso, mágico.
Hace muchos años, me enfrenté a la posibilidad de hacer créditos para películas y documentales. Este era otra actividad que jamás se me hubiera ocurrido realizar. Pero lo hice. Al principio muy difícil, pero sustituí la experiencia por el atrevimiento y el coraje de diseñar algo que creí capaz de hacer. Fui lento, muy despacio, aprendiendo y probándome de lo que era posible. Salieron diseños que me sorprendieron y a veces me preguntaba cómo los podía hacer.
En cierta ocasión se me dio la oportunidad de diseñar una sala de cine, completa, muebles del vestíbulos, espacios interiores de la sala de proyección, con sus butacas que cubrían el espacio cambiando de colores, anuncio lumínicos con el nombre del cine, sistema de propaganda, los ticket de entradas. En lo único que no participé fue en la arquitectura del edificio. Otras de las experiencias inolvidables.
Otra actividad de diseño fue la creación de una presentación de una supuesta productora y distribuidora de películas para burlar una segura multa internacional en la exhibición de películas conseguidas de manera anónima. Esto por el bloqueo impuesto a Cuba. Este diseño se colocaba en los inicios de las películas que eran proyectadas en los cines comerciales.
También en el mundo de la imagen en movimiento, pude incursionar en los llamados avances de películas y en el de los videos clip - este fue un proyecto muy avanzado, aunque no terminado, para el grupo cubano ¨Artevivo¨ de música de rock, al que le hice un cartel posmoderno, -que por cierto, no tiene el estilo que acostumbro trabajar, y además, este movimiento artístico no era conocido en el país.
El diseño de exposiciones requiere de una enorme variedad de aspectos a considerar. Es un objeto de diseño que tiene como fundamento la sorpresa. Los recursos gráficos que se utilizan tienen que llamar la atención de manera inmediata. Es un ejercicio que atrae al espectador y lo compromete con lo que queremos mostrar de manera atractiva, atrevida, con toda la imaginación de que seas capaz. Tiempo atrás trabajé un pabellón con el tema del cine cubano. Primero me enfrenté a tres galerones independientes que habían sido espacio para exponer animales en una feria ganadera. No había recursos para crear a partir de lo nuevo. Se demolió una de las naves y con lo que quedó de los materiales se utilizó para re-diseñar, lo que se convirtió en el pabellón de exposiciones.
Fue mucho el reto para crear un espacio atractivo y donde se cumplieran los requerimientos para la referida muestra, incluyendo una sala de proyección, exposición de carteles, fotos histórica del cine, etc. Recuerdo como a la distancia se observaban las figuras monumentales en negro sobre fondo blanco de los caminantes de Jules Marey, el inventor de la crono-fotografía antecedentes del cine. Que en apariencia rodeaban, sin descanso, las paredes exteriores de todo el pabellón. Una solución a favor de la sorpresa y la escasés de medios. Las dificultades de realización se resolvieron, todas, con ingenio, creatividad y una enorme dosis de voluntad y de diseño. Todos los recursos materiales fueron reciclados antes y después de la inauguración de la exposición.
De los carteles que he diseñado los hay que he sufrido su creación, los que te persiguen, los que se vuelven parte de tu identidad, los difíciles en su composición, los buenos, regulares y malos. Los que te enamoran, los que siempre te acompañarán, los que aparecen en museos, en publicaciones especializadas. Los que gustan o simplemente no llaman la atención, los más solicitados y los menos. Los históricos y los que serán creados. Los que se diseñaron en blanco y negro y los de muchos colores, hasta 48, impreso en serigrafía. Los realizados a mano y los digitales. Los de formato pequeños y los monumentales.
De los carteles que he diseñado siempre me preguntan cual es el que más me gusta, y siempre respondo que hay muchos, según la actividad para la que fue creado y el producto obtenido por el trabajo de las imágenes, colores y composiciones. También el resultado de las ideas y la carga del mensaje que sean claros.
Cada cartel representa un esfuerzo a la imaginación, una búsqueda incansable hacia la diferencia entre ellos, pero a la vez una identidad, que sin ser participe de un obligado estilo tenga una manera de enfrentar los diversos temas, comportándose, casi, como únicos.
La creación del cartel ¨Soy tímido, pero me defiendo¨ fue un proceso arduo en la búsqueda de la idea principal y cómo solucionar la parte gráfica. Me gustaría hablar de ese concepto que nombramos ideas. Los humanos tenemos la capacidad de contemplar las ideas que a su vez están asociada al razonamiento, a la reflexión, a la actividad creativa y sobre todo a la habilidad de adaptar, aplicar y educar el intelecto. La búsqueda de la representación de la timidez puede estar dada por el ocultar o reducir parte de una imagen, pero esa es una solución fácil. Encontrar la respuesta adecuada implica un proceso de indagación y de confrontación, probando y desechando soluciones. La pregunta es: hasta dónde puede llegar, imaginariamente, una persona en el limite de su timidez. Puede ser capaz de encogerse hasta introducirse hacia su interior físico? Justamente, ahí está la solución, la idea, al no ser factible que esa posibilidad se vuelva real, entonces lo imaginario se hace válido y esto aparece como una solución adecuada para encontrar una diferente representación.
Por eso, una idea en un cartel se logra aplicando la contradicción, que llamaremos en la retórica visual, la metáfora. Ésta consiste en denominar, describir o calificar algo a través de su probable semejanza o analogía, en tanto su contenido, para poder utilizar una imagen controvertida en su visualización que permitirá hacer una reflexión de por qué veo esta gráfica y no la que me están narrando en el texto que acompaña el tema del mensaje.
El cartel ¨América 500 años después¨, es un buen ejemplo de metáfora. Sustituir el concepto de América por un exprimidor de naranjas y el de su historia por una gota de sangre es un ejercicio de síntesis extrema de contenido y de resultado formal. A eso agregamos l notable del amplio espacio, que domina al formato. Con esto, se procura controlar la atención sobre la determinada gráfica. En el color, el negro envuelve el espacio y la imagen surge definida y explicita.
Otro ejemplo: ¨La Sopa¨, solo una mesa y el aroma de algo sabroso que se desplaza hacia la parte superior del formato. Está y no, el rico plato de la comida que disfrutarás. Lo diferente es la disposición de la mesa que encuentra flotando y es vista desde arriba con un cierto efecto de escorzo. Los colores son contradictorios en la propuesta de diseño. Su objetivo iluminar el ambiente procurando no despertar solo al sentido del gusto, sino dejando sugerir también al del olfato y de manera importante, la vista.
También, el cartel de ¨Gala de Opera¨ esta determinado por la sustitución de los elementos y sus diferentes contenidos de significación. La magnificada O, se vuelve boca, la figura que representa la lengua se convierte en el canto de la opera y el corbatín da como referencia la elegancia necesaria a la presencia en determinada actividad de gala. Los colores, fundamentalmente contrastados entre claros y oscuros, dominando el cálido rojo y el azul violeta del fondo, el corbatín se comporta con una suave mezcla de verdes claros, todo para procurar y mantener el recurso de la atención visual.
Este es un intento parco para demostrar que todo lo que nos rodea esta impregnado por el diseño, incluyendo nuestras vidas.
Hay mucho más que decir que se haya hecho, todavía más por hacer, pero el tiempo corre y seguiremos trabajando para conseguir muchos más ejemplos para ser explicados, anotados en otras pláticas. El diseño nos hará mejores, atentos a descubrir lo bello que produce la naturaleza, pero sobre todo, lo que el humano puede crear en beneficio de todos. Siempre a través del diseño. Por eso, termino con la misma reflexión con la que comencé: ¡Diseño es todo!

2 comentarios:

perla marina alcober dijo...

Este post invita a la reflexión no solo sobre el diseño sino también a los mecanismos o proceso que lleva al diseñador a plasmar la realidad o un concepto, de determinada manera. Por ejemplo, la explicación del cartel sobre la ópera me llamó mucho la atención.
Gracias de nuevo por este blog y tus ideas. Un abrazo.

Poison Ivy dijo...

Si pudiera describir su estilo en UNA sola palabra.. ¿Cual sería?