8.12.09

¡ Comparaciones !

Un cartel, es como un vaso de agua lleno y que cuesta algún esfuerzo para que no se rebase el líquido, y con el movimiento al beberlo, se escurra mojando las manos que lo sostienen.

Un cartel, tiene contenido, está presente con sus imágenes, inundando el espacio visual, mojándonos con sus ideas. Rebasando la comunicación y ayudando a que lo que entendamos se escurra a través de la inteligencia del receptor.

Un cartel debe rebosar el espacio mediático, confiriendo una suerte de derrame visual.

El cartel llena como líquido bebido y cuando lo tomamos en nuestras manos y lo acercamos al paladar, se disfruta ingiriendo las tipografías y los colores, que no son más que descubrir una especie de contenido en un espacio de formas, que finalmente, es el formato que lo define, como el vaso a su aguada sustancia.

1 comentario:

aleks dinamo dijo...

Maestro Ñiko, siempre ha sido un placer leerlo, pero ésta poesía me ha hecho derramar la lágrima de emoción.

Felicidades y felices fiestas. :)