30.6.15


3e


Mi deseo de ser árbol si no fuera lo que soy

Lo primero porque sería una planta perenne.
Ampliamente ramificado.
Con cuerpo llamado tronco leñoso.
De alturas superiores a los tres  y seis metros.
Poseyendo grandes follajes y hojas abundantes.
Con la posibilidad de tener nuevas ramas cada año.
Me pregunto qué árbol me gustaría ser en particular.
Pienso un poco y me digo, una secuoya.
Crecen hasta más de cien metros de altura.
Incluso viven miles de años.
Claro si no llega un humano y lo desaparece.
Lo único que no me gusta es que su panza llega a siete metros de diámetro.
Pero no importa, es tal su fuerza y presencia que vale la pena querer ser.
Todo el que le ve queda siempre admirado de su poder visual.
Lo otro, es un factor indispensable del paisaje natural.
Tendría mis eternos zapatos, que crecerían a la manera de raíces.
Mi cuerpo estaría forrado de una corteza como ningún otro árbol.
Sería un espécimen particular y diferente de secuoya con corteza amarilla, nada de roja.
La llamada copa, serviría para demostrar los más variados peinados.
Sus ramas son como si pudiera tener muchos brazos, hasta algunos caídos.
Mantienen un sentido comunitario, solo para protegerse del fuerte viento.
Por lo demás son individualistas al extremo.
Siendo de esta altura todos los pensamientos e ideas estarían muy altos.
No sería fácil percibirlos o sentirlos.
Al ser tan longevo tendría mucho tiempo para reflexionar sobre lo que me rodea.
Y aceptarle sin querer cambiarle.
La lluvia sería el delicioso baño que disfrutaría tras cualquier tormenta.
Y el alimento lo absorbería sin tan siquiera percatarme.
Algo importante y valioso, sería un árbol protegido.
Bueno, ser un árbol así y no competir con otros, me parece un tanto aburrido.
Lo único no factible es que no sé de ningún árbol, que quiera ser diseñador gráfico.

Tal vez, podría ser yo el primero.

Colonia Roma


Exposición realizada el 27 de Junio en el Museo de la Ciudad de México
Testimonio de lo que fuimos, somos y seremos

La memoria

Es como un almacén donde se guardan muchos artículos.
Tantos, que no podríamos creer en el tamaño que abarcaría.
Que no se ponen a la venta.
Tiene que ver con el cerebro, es una de sus funciones.
Pero sí tiene que salir a la luz, lo que está guardado.
Cuanto más se ejercite, más recuerdos se presentan.
Esos recuerdos son indispensable para aprender.
La acumulación de ellos hace que el individuo pueda navegar por el tiempo.
Volver hacia atrás y quedarse embelesado. 
O mejor, recordar como puedes viajar en la memoria con tus experiencias.
Ésta es como el refugio para imaginar y pensar cosas diversas.
Recupera en salud a la información que guardamos.
Algo que despierta interés son los nombres de que consta.
Incluso, uno que no tiene nada que ver con algún animal marino se llama hipocampo.
Podemos pensar y no recurriendo a la memoria, cómo puede ser.
Es una combinación, de algo del mar con lo silvestre de la campiña?
Y que decir de la sinapsis que es una transmisión de impulsos nerviosos.
Pero aparenta ser alguna dolencia respiratoria.
Repleta de estornudos y secreciones nasales.
Lo mnemotécnico como recurso para recordar, pero con dificultad para hacerlo con esta palabra.
Me imagino un aparato complejo, lleno de cables y terminaciones, conectado a algún generador.
Cuando alguien olvida, se dice que posee mala memoria.
Puede ocurrir ésto descomponiéndose?
La solución, entonces, sería mantenerla en estado congelante?
Y la buena memoria podría aparentar un grado de posibilidad en cuanto a bienestar?
Sin dudarlo, la memoria es un factor para que el paso de los años esté contigo.
No te deslindes de lo realizado y que para bien o mal no olvidarás.
También memorizar es ejercitar al conocimiento y darle su oportunidad de aparecer.
La memoria se mantiene por igual madurando y haciéndose desapercibida.
Cuando hay poca memoria dicen que estas hipomnésico.
Prefiero digan desmemoriado.


Por eso quiero olvidar que la puedo perder y después... ¿de qué estaba escribiendo?

Plática de café con Ñiko


Evento CiudaDiseño, Bienal Internacional del Cartel, mayo 2015, Xalapa.

4.6.15

Curso "El papel del cartel".


"El papel del cartel"
Curso de análisis y confrontación teórica y visual.

Dos grupos independientes: 
viernes de 5:00 a 8:00 p.m. y 
sábado de 10:00 a.m. a 1:00 p.m.
Cupo limitado

informes y contacto:
elpapeldelcartel@gmail.com