21.3.14

Continúan las mínimas historias

El tenedor, apresurado, quiso devorar la carne, mostrada en un suculento plato.
La camiseta a rayas, le dieron a escoger, preferentemente, si verse en vertical u horizontal.
El borrador y el gis, serán enemigos incondicionales, para siempre.
El día domingo se cansó de no hacer nada y espera con ansia al lunes, para hacer menos.
La noche estaba acostumbrada a desvelarse sin cansarse, por ello, se despertaba temprano.
El arco iris decidió llenarse de más gotas de agua, para tener más colores
Por qué si el gato tiene cuatro patas, se busca, solo, sus tres pies.
La bufanda se apretaba contra el cuello, es que tenía mucho frío.
La lágrima le dijo adiós al ojo, pues decidió irse con el pañuelo.
El paraguas tenía rota una varilla y se sintió inválido, porque no podía abrirse.
El recuerdo le envió saludos a la memoria olvidada.
El rastro, miraba a cada instante, para no perderse en el camino sinuoso.
Cómo podré hacerle para levantarme con el pie derecho y así, tener buena suerte.
Los insectos no tienen picos, entonces como se le llamaría a su mordedura.
El árbol que crece torcido, debe colocársele un corrector de tronco.
Será cierto, que al pepino, no le importa nada de lo que ocurre.
Se esta buscando a los besos que saben a melón y queso.
La servilleta se apresuró a limpiar los labios de ella, una y otra vez.
La carta llena de dudas, no se decidía si ser enviada o ponerse a jugar.
Al pelo le daba cierto asco, ser tomado, por cualquier persona.
La rutina estaba tan aburrida de repetirse, hasta que se cansó.
El tiro por la culata puede herir al que dispara.
El grito permaneció en silencio para no provocar temor.
El absurdo se negaba a poseer la razón, para así, mantenerse extravagante.
El pegamento que utiliza la lapa, esta a prueba de agua.
El espejo pensó mucho, para seguir aplicando las leyes de la reflexión.
El aguacero prefería llenarse de más números, para contener mayor líquido.
La jaula del pájaro lloró, cuando éste decidió abrir la puerta quedándose solitaria.
La cafetera hervía de gozo entre el olor y el calor de la infusión aromática.
El hielo rígido y frío temblaba en su temperatura tan baja.
El dulce y el amargo se enfrentaron en una pelea de sabores, y preguntaban, quién ganará.

La mano se sostuvo de la otra mano para sentirse segura.

Otro tipo de mínimas historias

    *Era una pequeña, pequeñísima abeja. Recién nacida. Con su diminuto pañal que recogía la pura miel. Éste, se lo colocó su mamá, abeja grande. El secreto de esta pequeña, es producir la dulzura del panal.

    *Que triste se sentía el lápiz. Estaba preocupado, porque no podía escribirle una breve historia a su enamorada, la pluma fuente. Se le fracturó su grafito y no tenía sacapuntas.

    *La carretera estaba contenta, porque el pequeño coche bordeaba, velozmente, sus apreciables curvas.
    Sentía la fuerza del viento y el peso de su cuerpo y pensó, que no volvería a poseer ninguna recta.

    *El pájaro volaba y desde su altura observaba el paisaje que le acompañaba. Éste, le comentó su interés de que pudieran intercambiarse las funciones de ambos. El pájaro, movió la cabeza negando, apenado.

    *La piñata, lloraba por los golpes que le propinaban los niños. No entendía que quisieran destruirla. Ella, estaba dispuesta, a repartir los caramelos que contenía en su abultada panza. Solo era pedírselo.

    *El café esta muy mareado en su taza. La cucharita, traviesa, le revolvía insistentemente. Mientras, el azúcar se volvía dulzura, paleando un poco, el amargo sabor de la infusión. Y después, se lo bebieron.

    *La hoja decidió ser vegetal, de papel. Saben por qué, pues era muy presumida, y se sentía bien de ser tan delgada y transparente. Lo que no imaginó, que serviría para calcar.

    *Los idiomas, reunidos, no se entendían entre todos. Decidieron crear alguno, particular, que pudiera ser el que los rigiera. Llamaron al silencio para que los ayudara. Resultó.

    *Las velas indignadas, le sugirieron al foco que se apagara, para así, poder servir a la ¨luz¨ con más ternura y un tanto de romanticismo. Pobres velas, tan ingenuas. La apagaron cuando volvió aquella.

    *Cada año, la luna tiene problemas con su termostato. No enfría suficiente. Y por eso, las noches se vuelven verano. Pasado éste, lo reparan y llega el invierno. Que simple todo.

    *El elevador, aburrido, subía y bajaba. Se abría y cerraba. Un simple dedo, lo convertía en útil y rebosante de gente. Era una caja de metal llena. Y, con el calor humano, le hacían palpitar su motor.

22.1.14


Todo lo que somos es el resultado de lo que pensamos.

Proverbio japonés

Las ventanas de la vida

La vida esta conformada por muchas ventanas.
Unas se abren, otras se cierran.
Algunas permanecen entornadas.
Otras, de marcos fuertes, de madera o de metal.
De colores brillantes y algunas apagados.
Hay quienes se visten de cortinas.
Una sirve para verla llegar.
Y la otra para cuando se retira.
La luz inunda su vano.
La oscuridad se queda fuera.
Unas te permite asomarte buscando algo.
Aquella, impide te asomes.
Esta se abre en dos hojas batientes.
Otra se desliza con ruido o silenciosa.
Aquella impide se fugue el calor.
Si es de cristal, permite disfrutar el paisaje.
Si es de madera sólida, cierra los postigos a éste.
Las de bisagras parecen que se echan fresco.
Las encontramos cuadradas que no admiten cambios.
Cuando se fabrican redondas se ven extrañas.
Pero cualquiera sirve, siempre, para asomarse a la realidad.
Se ven delgadas y anchas. Pequeñas y enormes. Hasta estiradas.
Saltar por una ventana es huir, porque se hizo algo indebido.
Hay quienes se lanzan por ella, para encontrar el otro mundo.
Algunas ventanas, tienen suerte, de encontrar un paisaje hermoso.
Ese es, generalmente, cuando pasas frente a ésta.
Nunca cuando decides partir.
La vida seguirá siendo vista a través de diferentes ventanas.
Son muchas. Todas cambian, también, con los años.
Pintarlas es como acicalarlas, maquillarlas.
Sin pintura han envejecido. En fin. Así son las ventanas de la vida.

¨Lo importante es abrir tu propia ventana y defender el paisaje que mirarás. Y con quién¨.

Futuro Inmediato

Qué es el futuro?
Es un espacio o algo concreto?
Generalmente, lo sentimos después.
Le damos importancia porque queremos llegar a éste.
Para algunos es el objetivo de la vida.
Regodearnos en él, es como tener asegurado el tiempo por vivir.
El futuro, se viste de cualquier ropaje que necesitemos para cumplir 
con la vida.
Aseguramos cualquier cosa, para sentirnos que vale la pena llegar 
hasta ese destino.
Así le vemos.
Cualquier aspecto esta controlado por él, para hacernos acreedores
de esta suerte.
Sin embargo, gastamos una buena parte de nuestras energía 
tratándole de complacer.
Y nos olvidamos que el ahora es el que cuenta.
Ahora es encontrar el presente que esta junto contigo.
Cada vez que piensas o abres los ojos.
Es lo que vas viviendo.
No esperas a llegar a ningún lugar.
Estas, para que el hoy se haga trascendente.
Es el que te permite respirar y disfrutar.
El futuro,también se ve como el paso de los años, diría que adormilado.
Porque sí, el futuro es un algo de sueño.
El ahora es estar despierto, caminando o corriendo.
El ahora es el presente.
El que te hace consciente.
El futuro es el más tarde.
El que deja que no puedes hacer que se vaya.
Lo quieres y aunque te abrumes esperando, lo aceptas.
El hoy te cansa y a veces te aburre.
Es lo cotidiano del hasta en este momento.
Sin duda, el presente y el futuro es un entretenimiento.
Lo da el vivir, para que no sintamos tanta frustración.
Son los años que no se detienen y buscan lo que justifica todo:
la experiencia.
No pensemos en el futuro como mañana, volvámoslo ahora, 
nuestro presente.

27.11.13

Feliz 2014


Congrí (2005)



Congrí 
Un documental sobre el cartel cubano y el diseño gráfico en México

La historia del diseño gráfico en Cuba y México ha contado con el importante trabajo de dos de los más destacados diseñadores gráficos de Latinoamérica: Antonio Pérez Ñiko y René Azcuy, quienes se han desempeñado como cartelistas en su natal Cuba o como profesores en nuestro país. Estos dos artístas han dejado una huella trascendental en el modo en que este oficio se ha desarrollado en ambas naciones. Este es un documental que refleja la pasión y la dedicación por una labor que ha llegado a millones de personas en el mundo en el transcurso de casi 40 años y que ha suscitado estrechos vínculos entre las personas que han convividos con estos creadores, ya sea trabajando o compartiendo una charla, un café, un congrí...
Director: Cristóbal Sánchez

26.11.13


A veces navegamos con el viento, a veces en contra; pero debemos navegar, no estar a la deriva, ni echar el ancla.
OIiver Wendell Holmes