10.6.19


¿En realidad vivir es dejar que el tiempo pase?  
Vivimos un espacio de tiempo.
A ese le nombramos años.
Transcurre lleno de diferentes actividades.
Por lo general, según nuestros gustos.
Aunque a veces, aparecen sorpresas que cambian lo que queremos.
Ya sean estudios equivocados.
Relaciones humanas que afectan el decursar de la vida.
Trabajos que no resultan lo esperado y hasta lo prometido.
El espacio en que toca vivir, que ni remotamente ideas tendrás.
El ambiente exterior que se vuelve agresivo para lo que esperas.
Y así, van pasando los días que se hacen interminables.
Tal vez, en un instante la vida se vuelve otra, porque encuentras ese algo que lo hará.
La visualización de contenidos que hacen que lo creativo se haga realidad.
Que no se quede guardado en la cabeza de quien piensa.
Y las imágenes acompañándote en esa vida que necesitas.
¡Bulle el intelecto en espera del conocimiento!
Y todo resulta como si volaras.
Lejos, entre las nubes que acarician.
No dejándote caer y convirtiendo la vida en un regalo impensado.
Cada mañana se hace más brillante.
Por otro lado, cualquier tormenta se asemeja a un soplido de esperanza.
Como prueba de que podrás crecer en el devenir de ese tiempo inesperado.
La noche te cuidará en el sueño que necesitas.
Preparándote para mantener el entusiasmo.
La risa, será la puerta a la experiencia y la alegría
Repitiendo aciertos y errores una y otra vez.
A eso se le llamará vivir con intensidad.
Y pregunto: ¿no es mejor aprovechar sin complicaciones lo que tenemos junto a nosotros?
Cada detalle que asombra y alegra el instante.
Colores, olores y las formas naturales que engrandecen.
 Seres, plantas, animales que llenan los espacios donde habitamos.
Todo es sorprendente y verdaderamente deleitable y vivible.
¡Adivina! - Ñiko

15.5.19


¿Qué representa el comer? 
Hay quienes le dan la máxima atención a la comida.
Significa lo más importante para ellos.
Comen, casi compulsivamente.
Todo lo más que pueden lo ingieren de manera desmedida.
Comer es una actividad que regenera las energías del individuo.
Y también, da placer al probar alimentos que nos agradan.
La comida es indispensable para mantener la salud.
Y además en muchos es un ritual.
Sin dudarlo un segundo, hay quienes le hacen un tributo a la buena mesa.
Porque existen esos seres que saben cocinar y le dedican todo su amor.
Cualquier platillo está hecho con entusiasmo y dedicación.
Pero lejos de su apreciación hay quienes le hacen tributo a la gula.
Nada agradable para el gusto de consumir buenos alimentos.
Cualquiera de ellos, confeccionarlos con una dosis de amor resulta delicioso.
Una simple sopa puede ser un acicate al paladar.
Existen alimentos que nos elevan a estados de ánimos impensables.
Nos ponen a valorar lo que podemos consumir para sentirnos mejores.
Claro, que también existen seres que la comida no es motivo de atención.
Que comen porque lo tienen que hacer para mantener su salud.
Pero si pudieran comer  otros alimentos, lo harían sin pensarlo mucho.
El humano a lo largo de su historia ha cambiado sus hábitos alimentarios.
Y además ha convertido lo que comemos en una bonita acción
Por demás, existen menús que nos asombran por su variedad.
Los sabores nos enamoran para dedicarles toda nuestra atención.
Y si tenemos la suerte de vivir en lugares que se destacan por lo que consumen... más.
La variedad de lo que se puede cocinar con algunos alimentos es una maravilla.
El mismo alimento puede tener tantas opciones que asombran.
Y lo mejor, quienes lo cocinan que lo hacen para deleitar al paladar más exigente.
Es muy bonito estar en una mesa cuidada hasta el último detalle.
Manteles, cubiertos, vasos, copas y cuantos objetos se han inventado para hacerle mejor.
Alimentos que se comen y que sirven para deleitarnos cada vez más.
El comer es toda una cultura y hay que disfrutarlo hasta hartarnos... de lo bueno.

¡Busco imaginar! 3
Un taller "diferente"
15 de junio al 6 de julio de 2019

3.5.19


La música que nos alienta a vivir mejor.
La música es una manifestación artística que nos alimenta.
Enriquece los sentidos en un alto grado de placer.
Los oídos y el corazón se unen para darle mejor valor.
Existen un sinnúmero de piezas musicales que nos asombran.
Tienen la cualidad de poder oírlas una y otra vez.
Sin agotar nuestra percepción.
Incluso podemos interpretarle de diferentes maneras.
Esto tiene que ver con los sentimientos y los estados de ánimos.
La música es tan basta que cada pueblo tiene sus gustos.
Más aún, cada ser humano puede apreciar diferentes tipos musicales.
Creo que los músicos, los buenos son seres muy especiales.
La música, llamada clásica está en el más alto nivel de apreciación.
Y quienes le dan vida cada vez, son seres magníficos.
Dándole con ello un alto valor a lo que la humanidad ha hecho.
Por supuesto, que hay sonidos que se hacen llamar musicales.
Y están en el extremo de lo que pensamos.
Canciones con letras que nos dan pena que existan.
“Malas” sería una calificación bondadosa.
Aunque hay quienes le llaman a la verdadera música, “no normal”.
Los instrumentos musicales son un dechado de emociones y cualidades.
Estos ayudan a sentir de diversas maneras la música.
Las orquestas sobrepasan lo posible en las audiciones.
Los conciertos hacen flotar al ser humano emotivo, que llevamos en todo momento.
Sentimos que somos seres especiales y nos convertimos en algo distinto.
En realidad hay instrumentos musicales que nos elevan a estados sublimes.
Y qué decir de las voces que arrullan a nuestro corazón.
A la música la disfrutamos con todo nuestro ser.
Nada puede impedir lo valiosa para todos nuestros sentidos.
Nos eleva a dimensiones particulares y distintas.
Aunque no he podido tocar ningún instrumento musical le doy todo su magnificencia.
Y me apena no haberlo podido realizar.
Creo que me sentiría un ser en otra dimensión del vivir, si lo hubiera hecho.

Carteles de Ñiko  / Serigrafía de Rodolfo de Pablos
"El libro de las preguntas" de Pablo Neruda
"Cervecería Brújula" Zoncuantla, Coatepec