7.11.18


El aprender, ¿qué es?
Uno en la vida se enfrenta a muchos conocimientos.
En algunos se hace más especialista.
Se llena de mayor cúmulo de información.
El tiempo se encarga de hacerte más conocedor.
Recurrimos a libros especializados.
También a la práctica que nos permitee entender mejor lo que leemos.
Poco a poco el conocimiento se va aclarando.
Y con ello, podemos darnos para enseñar.
Así lo que aprendimos de cualquiera de estas maneras, lo cedemos a otros.
Buscamos hacer claro todo lo que se nos presenta.
El aprender es un juego convertido en razonar.
Y además en fijar lo que necesitamos para hacernos mejores.
En cualquier campo de lo humano este aprender está presente.
Lo hacemos desde pequeños con el caminar.
El llevarnos a la boca los alimentos que se requiere de esta acción.
El escribir es un ejercicio armado con el repetir.
Todo está permeado del hecho de... ¿cómo aprender?
Se repite una y otra vez lo que se quedará en nuestro conocer.
El cerebro va ordenando lo indispensable para ponerlo en función.
Aprendemos por la necesidad que tenemos de ser otros.
Mejores y con una mayor actividad práctica.
Claro que la memoria es la rectora de lo que puede ocurrir.
Mantenemos los conocimientos como en un gran archivo.
Le damos uso cuando le necesitamos.
Nos hacemos mejores si guardamos la mayor parte de la información adquirida.
Y mucho más, si podemos hacerlo llegar a quienes tienen interés de saber.
Con ello, se hacen portadores de una actividad que uno les sede.
Somos seres que damos conocimiento, pero también los recibimos.
En cualquier instante se aprende.
Sea lo que esté disponible lo aceptamos y disfrutamos.
Aprendo lo que otros nos dan.
Damos lo que otros necesitan aprender. ¡Y ya!

Chango Cabral su trazo universal, 2018

15.10.18

14.10.18

La mañana, reaparece.
Tranquila y calmada se abre al día.
La noche dormida parece enamorarse por el tiempo temprano.
El silencio se deja escuchar con los ruidos que hacen los pequeños insectos.
El olor a la noche se va alejando.
Esos ojos cerrados se ha han mantenido, para que lo oscuro permanezca.
Y la claridad se imponga con su visión de siempre.
Los objetos naturales, calmados se van presentando.
Nos saludan con el entusiasmo de ser vistos por todos.
Las hojas se dejan caer para decir que terminaron su ciclo de verdor.
Las ramas,  moviéndose llenan de vida al árbol que las sostienen.
El agua agitada, corre asustada para hacer sentir la humedad de cada sitio.
Y el sol abre su luz con los rayos fuertes que le representan.
Éste sabe, que lo intenso del calor dominará cada minuto de sus apreciables horas.
Difícilmente cambiará su estado de sopor diario.
Se mantendrá para que luna no le quite su lugar.
Las voces se tornaran más claras y llenaran al paisaje.
La brisa hará que cada elemento se vuelva más apreciable.
Su suavidad será la caricia que arrebate a la percepción del tiempo.
Las horas corren para darle su lugar a la deseada tarde.
Y lo soleado, que se escurre entre el amasijo de nubes se queda extasiado.
Nada hará que la mañana se esconda para volver débil al día.
Va terminando lo placentero de la claridad.
Y en lo profundo unos truenos asustan por su furor.
El día se va haciendo débil y replegándose para abrazar a la noche.
Ya la mañana se ha escondido entre los árboles del bosque.
Es inevitable, que las horas volverán a llenar el hacer de la temprana mañana.
Y el ciclo de vida volverá a repetirse una y otra vez.
Lo bello se hará noche y seguidamente convertida en luz.
Esa mañana que nos anima a seguir en busca de tanta belleza.
Es inevitable encontrarle cargada de otros sentires.
Mañana que cambia y orienta a cada día.
Nada puede detenerla ni hacer diferente lo esperado.
¡Adivina! El zapato · 2017

4.10.18


El azul, color del cielo y de más
Aunque en realidad el cielo no tiene ese color, así lo vemos.
Es igual que el mar, que se dice... es reflejo de ese cielo
El azul es un color que llaman frío.
Parte de la conformación de los primarios.
Es un color fundamental en el círculo cromático.
Así mismo, se le da la connotación de tranquilidad.
Su constitución cromática es suave y calmada.
Puede referirse a aspectos de lo masculino.
En la maternidad dependiendo de su sexo también se usará ese color.
Si es varón será vestido con el azul.
Los personaje de alcurnia se les asigna el termino de: sangre azul.
Tal vez porque sean muy blancos y se destaquen sus venas.
Existen preciosa flores como los geranios que su pigmentación es azul celeste.
La naturaleza tiene una variedad de mariposas que están teñidas de este color.
“El que quiere azul celeste que le cueste”. ¿Por qué?
¿Será por lo maravilloso del color azul?
O lo que se refiere al parecido con el mineral  lapislázuli.
Este mineral es por lo muy cotizado, según se dice.
Y claro, que tiene una explicación simbólica.
Se define como que se quiere algo difícil de obtener.
El azul se ha enamorado de los ojos humanos y aparecen en muchos individuos.
Acá no hay preferencias de sexos, pues en ambos se encuentran.
Existen diversos nombres para el color azul.
El cobalto puede estar dado con colores oscuros y hasta claros.
El llamado turquesa es la unión de una pigmentación azulada con el verde.
Estos se utilizan para aplicarlos en el arte pictórico.
El azul brinda la sensación de inmensidad.
Podemos verle e interpretar una canción con la delicadeza de su colorido.
También hace que sientas el arrullo de su cromatismo.
O como dijo el poeta Pablo Neruda: ¿Quiénes gritaron de alegría cuando nació el azul?
Todos nos hemos sentido colmados de esta sensación, ante ese color espléndido.
Azul eterno, color delicado y sublime... único para percibir.

¡Adivina! El maíz · 2017